sábado, 2 de abril de 2011

Uroanalisis

Aunque a veces no parezca, el análisis de la orina es probablemente uno de las mejores exámenes no invasivos de las que se dispone actualmente. Este análisis puede dar información acerca de problemas renales, trastornos del sistema urinario e incluso sobre el funcionamiento general del organismo. Médicos de la Antiguedad como Hipócrates ya sabían hace 2500 años como diagnosticar la diabetes a partir de la orina.  
El uroanálisis es en realidad un conjunto de pruebas que dan una idea general acerca de la orina desde el punto de vista físico, químico y microscópico y de este modo permite obtener una idea general del estado de salud del organismo. Tanto así que algunos médicos han llamado al uroanálisis una biopsia líquida y siempre es uno de las pruebas más solicitadas al laboratorio clínico.


A pesar de su utilidad, el análisis de orina es el ejemplo de la tecnología poco prestigiosa y relegada en el laboratorio, pero con cuidado y atención es uno de los exámenes de Laboratorio más valioso si se ejecuta con habilidad, experiencia y atención constante. Para que los resultados tengan todo el valor posible, el clínico debe conocer bien cada prueba y saber que existe un sin número de factores que pueden afectar los resultados. Además es responsabilidad del Clínico participar con la información sobre las condiciones de recolección de la muestra y acompañar la solicitud de laboratorio con la información clínica pertinente.




Análisis de orina
Al igual que la sangre, de la que deriva, la orina puede utilizarse fácilmente para realizar análisis biológicos. Refleja, a la vez, el compartimiento sanguíneo y la función renal, y proporciona información sobre eventuales enfermedades de las vías urinarias.
Algunos análisis sólo requieren una muestra de orina, mientras que otros exigen recogerla durante 24 horas o, en ocasiones, durante varios días seguidos.

Examen citobacteriológico de la orina (sedimento y urocultivo).
Su objetivo es analizar el número de células (glóbulos rojos y blancos) presentes en la orina. En caso de hemorragia de las vías urinarias (hematuria), el número de glóbulos rojos en la orina aumenta rápidamente. En caso de infección urinaria (cistitis), el número de glóbulos blancos en la orina puede ser importante. La orina se deja en cultivo algunos días, para aislar los microorganismos y para conocer la sensibilidad a los antibióticos (antibiograma).





Proteinuria. La orina normal, recogida durante 24 horas, no contiene proteínas. La proteinuria (presencia de proteínas en la orina) puede tener varias causas, entre las cuales destaca la lesión de las unidades de filtración de los riñones (glomérulos). La proteinuria se detecta mediante tiras reactivas que se sumergen en la orina y puede cuantificarse en el laboratorio. La técnica de electroforesis permite separar las proteínas urinarias y conocer su naturaleza.

Glucosuria. En condiciones normales, la orina sólo contiene cantidades ínfimas de glucosa. La presencia de azúcar en la orina suele ser un signo de diabetes mellitus.

Ionograma urinario. La recogida de orina durante 24 horas permite apreciar la eliminación urinaria de iones (átomos o moléculas que llevan una carga eléctrica) por los riñones: sodio, potasio, cloruro, etc.
El ionograma urinario ayuda a precisar el estado de la función renal del organismo.

Otras determinaciones. La orina permite realizar muchos análisis aislados, como los del ácido úrico, calcio, fósforo, pH urinario, etc.
También pueden efectuarse otros análisis mucho más sofisticados, como los relacionados con las hormonas sexuales, para detectar medicamentos y sustancias tóxicas y para llevar a cabo diversos análisis de orden inmunológico.

Examen microscópico
El número y tipo de células o material que se encuentra en la muestra de orina puede brindar información detallada sobre la salud del paciente y establecer diagnósticos específicos:
CELULAS:Pueden estar presentes en la orina células como eritrocitos o glóbulos rojos, leucocitos o glóbulos blancos y células epiteliales provenientes de distintos puntos del tracto urinario, desde los túbulos hasta la uretra y también provenientes de la vagina o vulva, como contaminantes.
Eritrocitos o glóbulos rojos: Se considera normal la eliminación de una cantidad de 0 a 1 o 2 eritrocitos por campo de 40 x. Al ser la membrana de los eritrocitos permeable a varios solutos de la orina, los cambios en la forma y tamaño de los mismos depende del gradiente osmótico de la orina por lo cual los eritrocitos se ven hinchados, crenados o de tamaño normal.
Significado clínico: Un aumento en el número de glóbulos rojos en la orina (hematuria) indica enfermedad de las vías urinarias bajas o enfermedad renal.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada